Paso María Santísima de los Dolores

El paso de palio de Maria Stma de los Dolores es un paso muy completo en todo su conjunto. Los bordados del palio, de estilo juanmanuelino, son obra de su discípulo Jose Guillermo Carrasquilla Perea, estrenado en 1958, ampliado en 2003 por la Escuela Taller Los Frailes bajo dirección de Francisco Franco, cuando el conjunto pasó a tener seis varales. Lleva una Asunción en el techo de palio en bajo relieve policromado y estofado, obra de Seco Velasco, con ráfaga perimetral.

El manto es de terciopelo de Lyon azul noche a juego con el palio, pieza de notable interés de mediados del XIX, bordado en Lebrija por señoras y camareras de nuestra hermandad, ampliado por Dª. María Manuela Murube en los años veinte, en taller sevillano de Hijos de Miguel Olmo, pasado y ampliado en 1977 por Carrasquilla y restaurado por la Escuela Taller de nuevo en 2002. Es de destacar la excepcional guardilla perimetral, con flores y rocallas todas diferentes, enriquecidas con pedrería de diamantes talla roca, que lo convierten en una pieza de hondo sabor dieciochesco en contraste con el palio.

Una antigua saya bordada, en oro fino al realce, con hilo de camaraña, en terciopelo burdeos, completan el ajuar de salida de este hibrido conjunto.

En cuanto a la orfebrería, resaltar que los varales, respiraderos y candelabros de cola, cincelados en alpaca, son obra de los Talleres de Orfebrería Vda. de Villarreal, en la década de los ochenta. En los respiraderos se sitúan cartelas con el apostolado y una miniatura de la Purísima en la capilla central, todas estas esculturas obra de Rafael Barbero Medina.

Por último, la candelería completa de este paso es obra de José Manuel Ramos con jarras de entre varales de Manuel de los Ríos, culminados por nuestra Escuela Taller bajo dirección de Agustín Donoso.

Información adicional

  • Imagen: Imagen