Capillas de San Antonio de Padua y de María Stma de los Dolores

A lo largo del s. XVII, se llevan a cabo importantes intervenciones en la Iglesia. Por un lado, entre finales del XVI y principios del XVII se lleva a cabo en el muro de la Epístola o izquierdo la construcción de la Capilla de San Antonio, que por sus características arquitectónicas se relaciona con la escuela de Hernán Ruiz II. Es una capilla de planta rectangular, cubierta por una bóveda de medio cañón decorada con casetones y círculos labrados en piedra dentro de los cuales se representan relieves de santos y cartelas con motivos diversos, entre los que llama la atención la representación del escudo de Portugal, lo que se ha interpretado con la intervención de canteros o albañiles procedentes de dicho reino en la construcción de la capilla. La portada de la capilla, está realizada en piedra, como la bóveda, y se compone de un arco escarzano, decorado con escudos en los laterales relativos a la orden y una ménsula en la clave. Sobre el arco se dispone un entablamento con ondas serlianas, sobre el que se sitúa  un frontón de triple curva, en cuyo tímpano figura una ornamentación heráldica. El frontón, aparece rematado por una cruz en el centro y dos pirámides sobre esferas  a los extremos.

Esta Capilla de San Antonio de Padua, además de sus destacadas características arquitectónicas y ornamentales, contiene dos bellos retablos, el principal está dedicado al titular de dicha Capilla, San Antonio de Padua que además contiene las imágenes de San Francisco de Asís y Santo Domingo, y arriba San Miguel. El otro altar está dedicado a San Judas Tadeo.

A lo largo del XVII, aunque ya a finales, tiene lugar también, la construcción de la Capilla de Jesús Nazareno  en el muro derecho de la Iglesia o del Evangelio, que hoy se nos presenta compartimentada en dos tramos, un primer tramo, de planta cuadrada, cubierta por una bóveda semiesférica sobre pechinas, bajo la que se sitúa el retablo de Ntro. Padre Jesús Nazareno, que vino a sustituir uno anterior ya muy deteriorado. Dicho retablo está dedicado totalmente a la Pasión de Cristo, como aluden todos los motivos ornamentales que en él se representan, sobresaliendo de manera singular la imagen de Jesús Nazareno, expuesta mediante un magnifico manifestador, que vertebra todo el conjunto representado en dicho retablo. El otro tramo existente en la capilla, ya de época más tardía, se compone de planta rectangular cubierto con falsa bóveda de cañón y falsos lunetos, que se añadió a la de Jesús Nazareno aprovechando el mal estado que presentaba la bóveda de la capilla de Jesús Nazareno y la necesidad de repararla, añadiendo un segundo cuerpo  de planta rectangular, cubierto por medio de un cielo raso construido a mediados del XIX, y que desde entonces albergaría el retablo de Maria Stma de los Dolores.

La Capilla Sacramental, que hoy generalmente, conocemos por la de Maria Stma de los Dolores, está formada como vimos por la de Ntro. Padre Jesús Nazareno, a la que se añadió el tramo rectangular que conforma  la capilla de Maria Stma de los Dolores. En la de Nuestro Padre, se encuentra el magnífico retablo que alberga la imagen de Jesús Nazareno, titular de la Hermandad, realizado a finales del XVII, el cual es uno de los mejores ejemplos del retablo barroco en  nuestra ciudad y cuya temática es puramente la Pasión de Cristo, con numerosos atributos que constantemente aluden a ella. Junto a este retablo, y a cada uno de sus lados, se encuentran la imagen de Santa Mujer Verónica y la talla de Simón de Cirene; también, podemos apreciar la imagen de San Juan Evangelista, situada algo más atrás, bajando los escalones que salvan el desnivel existente entre el altar de Jesús Nazareno y el resto de la nave que forman la Capilla. Contigua a la Capilla de Jesús Nazareno se encuentra la de Maria Stma de los Dolores, que preside  un retablo del s. XIX en estilo neogótico. En dicha Capilla también destaca un cuadro de la Virgen de la Antigua, fechado en 1602 por Alonso Vázquez, inspirado en el existente en la Catedral de Sevilla,  y  en otro tiempo alcanzó una gran devoción en la ciudad.

Información adicional

  • Imagen: Imagen